domingo, 3 de octubre de 2004

Gris analogía

Para sobrevivir durante una vida corta e inevitablemente condenada al sufrimiento cada vida depende de la extinción de miles y miles de otras vidas. Me pregunto -no con poca tristeza por lo presente- si será también que la felicidad propia tiene un alto valor en dolor ajeno.
Publicar un comentario