sábado, 30 de octubre de 2004

Es cierto

Siempre hay una onza por desgarrar:
de otra manera ya habría desaparecido.
Quizás sucede que nos alimentamos de la nada,
o será tan sólo que realizamos el milagro
de convertir el dolor en vida.
Publicar un comentario