miércoles, 22 de septiembre de 2004

Retiro espiritual

Me intriga tanto saber qué ves cuando miras a mis ojos como enfocando a lo lejos,
como si fueran una ventana, como si fueran profundos.
Te intriga tanto saber por qué siempre siento que todo es un regalo inmerecido.
Quisiera ser allí lo más diáfano que pueda ser.
Quizá entre las montañas pueda expulsar el ardor que hay en mi alma.
Quisiera luego poder volver.
Publicar un comentario