martes, 21 de septiembre de 2004

"Democracia"

Toda mi ciudad de almas gobernada por las esquinas tiránicas de unos ojos, por los pliegues totalitaristas de unos labios. Todos sus sabios, todos los bellos, todos los fuertes, todos ellos subyugados en aparente libertad, en ilusión de democracia. Cualquier exigencia vuestra es un favor que siempre quisimos que por vos nos fuera concedido. Haz con estas almas, divina divinidad, lo que bien plazcas. Ésa es realmente nuestra voluntad.
Publicar un comentario