martes, 10 de agosto de 2004

Que la fría suavidad se traduzca en calor,
que se regocije mi alma en la tristeza;
pero ¿en qué momento dirás tú
que la fragilidad se convirtió en fortaleza?
Publicar un comentario