lunes, 2 de agosto de 2004

La edad del sol, la soledad,
y mi sangre azul etérea
consumen la eternidad
y corroen la tristeza sólida de haber muerto
-sin morirme-
sobre tus ganas imprecisas.

No hay comentarios.: