viernes, 21 de mayo de 2004

El peligro del fuego es algo que los organismos perciben. Un ratón es comestible por un organismo de características similares a las de un gato, aunque el único ser viviente existente en el universo fuera el ratón y viviera en una luna de queso de condiciones adecuadas para la supervivencia. En el ordenamiento de la luz ambiente me proveen tus labios la posibilidad de ser besados. Ellos serían besables aunque no existiera en el mundo ninguna otra boca; esto significa que, si existiera un organismo con una contextura espiritual y física como la mía, ese organismo podría percibir el magnetismo de la orilla húmeda de pliegues blandos y rosados por donde prófugos suspiros escapan del corazón donde los has encarcelado.
Publicar un comentario