miércoles, 31 de marzo de 2004

Dormiré tratando de entender la entropía. Más que por fortuna, por esfuerzo, y por aquello que grita por todas partes, en estos momentos no puedo cometer la siguiente contradicción performativa:

"Ayer era un hombre indeciso... hoy no sé"


Publicar un comentario